«Nada temo porque tú vas conmigo» (Sal 22, 4)

Querida familia del Pilar,

comenzamos un nuevo curso con una gran esperanza porque se nos abren caminos que hasta hoy no habíamos transitado. Cada crisis supone nuevas oportunidades para reflexionar sobre lo que Dios nos pide hoy y así cambiar aquello que debamos mejorar y reforzar lo que hemos hecho bien.

Creemos firmemente en la necesidad del encuentro entre las personas y especialmente con Jesucristo. Por ello animamos a todos a seguir viniendo a la Parroquia. Seguimos trabajando a diario para hacer del nuestro templo un lugar seguro para todos. Podéis consultar todas las medidas de prevención que hemos adoptado.

Como siempre, y quizás más que nunca, seguimos a vuestra disposición.

Con mi bendición y oración por vosotros,

P. Jorge Manuel Revuelta, párroco.