Scouts y guías de Europa

Scouts de Europa ofrece una propuesta de escultismo católico para niños, adolescentes y jóvenes. Se trata de un medio para descubrir a Jesucristo a través de la aventura, el juego y el espíritu de servicio y, por supuesto, la oración, la formación y la acción cristianas.

Unión Internacional de Guías y Scouts de Europa

La Asociación de Guías y Scouts de Europa nació el 1 de noviembre de 1956 con el objetivo de reconstruir una Europa unida y fraterna que volviera a sus raíces cristianas, haciendo frente a las divisiones, odios y rencores causados por la II Guerra Mundial. Los fundamentos pedagógicos los encontramos en el método scout ideado por Baden-Powell y la espiritualidad católica del jesuita Jacques Sevin.

La Asociación está reconocida por la Iglesia como asociación privada de fieles de derecho pontificio. Su labor ha sido reconocida por Pablo VI y Juan Pablo II. Pertenece a la Federación de Escultismo Europeo y actualmente cuenta con unos 65.000 miembros en el mundo, principalmente en Francia.

Pedagogía de Scouts de Europa

La metodología se enmarca en cinco fines: salud, formación del carácter, servicio, sentido de lo concreto y sentido de Dios. Los cuatro primeros apuntan a formar una persona íntegra, de carácter templado, entregada al servicio del prójimo, y técnicamente capacitada; el último fin, la búsqueda de Dios, es el fin supremo de la formación de los Scouts y Guías de Europa. Por eso, estas bases se desarrollan mediante el fomento de la vida en santidad, la promoción de doctrina cristiana, actividades de apostolado e iniciativas para la evangelización. No se trata, simplemente de hacer buenas personas, sino de hacer santos.

Las actividades propias de los Scouts de Europa, como método educativo activo y complementario con la familia y la escuela, son actividades al aire libre, urbanas, culturales, deportivas, educativas, religiosas y de voluntariado social.

¿Cómo está organizado?

Los Scouts de Europa están organizados en tres etapas, divididas por edades, y luego, cada etapa, está diferenciada por sexos.

  • Manada (lobatas y lobatos), de 7 a 11 años

Es la etapa infantil, y por eso sus métodos se basan sobre todo en el juego, la imaginación y el sentido de pertenencia a la familia. El objetivo es iniciar a los niños en los cinco fines del escultismo a través de la historia de Mowgli, el protagonista de la obra El Libro de la Selva de Rudyard Kipling. Los niños conforman la manada de lobatos y aprenden de sus jefes -Akela, Baloo y Bagheera- y del sacerdote -el Hermano Gris- a crear la familia feliz.

  • Compañía (guías) y tropa (scouts), de 12 a 16 años

Es la etapa principal, y donde los principios, medios y fines de los scouts adquieren su mejor expresión porque los chicos comienzan a descubrirse a sí mismos, poniendo en valor su propia personalidad. El escultismo aprovecha las características propias de los adolescentes para ayudarles a madurar. Se trata de motivarles para aportar lo mejor de sí en beneficio propio y de los demás, y también ayudándoles a reconocer sus limitaciones para ver que el ser humano necesita vivir en comunión, en familia.

Las herramientas principales son la acción, la aventura, la técnica y el juego dentro del llamado sistema de patrullas, por el que los chavales viven en pequeños grupos, repartiendo tareas y haciéndose corresponsables y serviciales.

  • Clan (pilotos y rovers) y fuego (guías mayores), a partir de 17 años sín límite de edad

Es la etapa final, en la que todo es llevado a la madurez, a través del trabajo, el compromiso, la entrega y el servicio, la formación humana y una espiritualidad profunda. Es una etapa para toda la ruta de la vida, y para servir al bien de la sociedad y a la Iglesia dentro o fuera del movimiento scout.

¿Nos podemos apuntar?

El grupo scout está abierto para todos. Sólo se piden tres requisitos: creer en Dios, disfrutar en la naturaleza y tener buena salud física y mental. Ahora bien, entrar a formar parte del grupo depende en gran medida de las plazas disponibles. Para mantener la eficacia pedagógica del método scout: es imprescindible que los grupos no sean muy numerosos,  de forma que se asegure una atención personalizada de los chavales.

En nuestra parroquia, de momento, sólo existe una experiencia en pruebas con muy pocos niños unidos a los Grupos de Scouts Juan Pablo II de Alcorcón. No obstante, podéis apuntaros en la lista de espera que se gestiona desde el despacho parroquial. También podéis poneros en contacto con nosotros a través de correo electrónico en aegse.valdemoro@gmail.com.