Templo

«Es Cristo la belleza que salva el mundo».

Juan Pablo II en el encuentro con los artistas el 4 de abril de 1999, hizo alusión a una frase de la obra El idiota de F. Dostoievski: «La belleza salvará al mundo». ¿Qué belleza? Y la misma obra responde: «Es Cristo la belleza que salva el mundo». Dicha belleza debe hacerse presente hoy en la Iglesia que es su cuerpo, sobre todo, a través de la comunidad cristiana.

La crisis secularista de nuestro mundo occidental conlleva la pérdida del sentido de lo sacro. La Parroquia Nuestra Señora del Pilar de Valdemoro pretende ser una puerta abierta a la trascendencia, con la belleza como clave del misterio; una invitación a gozar la vida y a soñar el futuro, al asombro que suscita el caminar por la historia, contra el materialismo e individualismo moderno. El espacio arquitectónico y la pintura realizan en la práctica la teología de la comunión: una asamblea en la que se unen cielo y tierra. En este proyecto, los estilos arquitectónico y pictórico crean una unidad teológica y estética. Este equilibrio habla de la belleza de la creación y lo expresa en un diálogo de amor, donde cada elemento “canta” la belleza del otro.

Es necesario crear una síntesis entre fe y cultura, liturgia y arte, válido para el hombre moderno. Esto significa crear un lenguaje capaz de impactar y llamar al hombre contemporáneo a la fe a través de una nueva estética que siendo moderna le muestre la belleza que es Dios mismo.

El complejo parroquial de Nuestra Señora del Pilar consta de dos fases: el templo y los espacios auxiliares. De momento está construido solo el templo parroquial. Se trata de la tercera ubicación que ocupamos desde que fue erigida canónicamente la parroquia en el año 1999. Este templo fue consagrado el 12 de octubre de 2011 por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo, obispo de Getafe, siendo párroco D. Jorge Manuel Revuelta Cazorla y con la presencia de Kiko Argüello y numerosísimos fieles que contribuyeron con su aportación económica a su construcción. Descubre los elementos más significativos de nuestro templo: